Confesiones desde la abstinencia

Confesiones desde la abstinencia

lunes, 27 de julio de 2015

SEGUNDA SEMANA: LUNES

Creo que hoy es el día mas raro desde que empezó todo esto. 
No sé explicar el porqué, es un cúmulo de sensaciones que, sumadas, llevan a un estado extraño. Hacía tiempo que no me sentía así, sin saber cómo definirme. Creo que incluso nunca me había sentido así, tan distante a mí. 

Esta mañana, o mejor, ayer, ya sospechaba que esta segunda semana sería algo caótica en cuanto a poder perder las riendas, a no controlar lo desconocido, o lo incontrolable sin más. 

Lo estoy viendo desde el interior, desde lo más profundo, y sintiéndolo también desde el interior, como si una capa de algo, no sé si de basura, o una cinta inaugural sin cortar, me impidiera ver la realidad desde donde debe verse. Soy curiosa, eso no puedo negarlo, voy a observar las vistas desde aquí abajo. No hay otra opción. No puedo contarlo. Sé que arriba no me entenderían. Esto es cosa mía y de mis egos. 

Me fui temprano a nadar, para preparar el día. Sigo pensando que el agua es mi hábitat. Me ayuda, me carga de energía, me lleva en brazos, me cuida. Todo controlado mientras estoy en contacto con el agua. 

Cansancio, apatía, pero menos que ayer. Mas bien se ha tratado de un sube y baja, una noria, un rompepiernas. Lo mismo estoy arriba del todo, que en las profundidades. Vertiginosamente cambiante. Dolorosamente cambiante. También lo esperaba. Control. 

No estoy pensando en fumar precisamente, pero me atacan dudas de si estoy en el camino correcto. Tal vez una opción sería empezar de nuevo desde cero y utilizando otras tácticas, o dejarlo y elegir otro momento para hacer esto. No esperaba que esto sería tan fuerte en sentido anímico, no físico. 
Pienso en desconectar de todo cuando toca subir con poco oxigeno. Cansa tanto cambio seguido de estado de ánimo, sin tregua. 
Dormir no duele, pero no puedo estar todo el día en un duermevela. Despertar sí que duele. 

No he hecho gran cosa, salvo estudiar. Me empiezo a concentrar un poco mejor, supongo que ahora me llegará mas oxigeno al cerebro que antes. Buena señal. 

Sigo buscando las palabras para describir las sensaciones de hoy, pero sigo sin encontrarlas. Estoy empezando a dominar la rabia provocada por el sentimiento de impotencia, que hoy es fuerte. 

HOY NO 

Qué difícil se hace esto a veces ...  No me gusta perder el control, ni verme a mi misma como una desconocida. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada