Confesiones desde la abstinencia

Confesiones desde la abstinencia

domingo, 19 de julio de 2015

DIA 3 : CUESTA ARRIBA

Como siempre, me he levantado descansada. Todo el mundo que me conoce sabe que me duermo hasta dentro de un sudario. Lo malo es despertar...
Un desayuno medio en condiciones y a nadar , sin problema. La playa a las 9:00 es una gozada y meterse en el agua a esa hora, más. 
El paseo no ha sido tan productivo como creía, sobre todo por otros temas ajenos al paisaje, a la mañana y al mar. Hay que lidiar con todo, supongo ; así que he decidido seguir machacando el físico en la piscina, no se me ocurre otra forma de prepararme para pensar. No he notado ningún cambio en cuanto a mi capacidad pulmonar, eso si. 
Antes, ante las adversidades , lo primero que cogía era un cigarro, lo encendía y luego ya me planteaba pensar lo que tuviera que pensar. Era muy fácil, te decepcionas o te extrañas o te cabreas, y enciendes el cigarro mecánicamente. Luego ya si eso, piensas, lloras o lo que tengas que hacer. Tres sencillos pasos , solo tres y uno detrás de otro. 
Me ha faltado el segundo, y de qué manera. Esta mañana lo necesitaba de verdad, necesitaba fumar antes de llorar, cabrearme o maldecir. He podido a la tentación, o al protocolo ; y si hoy he podido, creo que tengo puntos a mi favor para poder seguir venciendo. 

Ahora a gastar el tiempo para poder llegar medio en condiciones a una hora prudencial que me permita estudiar con fluidez. 
En estos momentos, tengo dos objetivos, muy egoístas los dos, pero he llegado a la conclusión de que no estoy siendo todo lo egoísta que debo. Así que dos objetivos, y que se joda el resto del mundo, así, tal y como suena: sacarme la geo y vencer al gorila. Sólo esos dos, tan sencillos y a la vez tan difíciles. 
Simultanear los dos, cuesta, cuesta muchísimo, no me concentro para estudiar, me distraigo con facilidad, me levanto, resoplo, me falta algo, lo sé; esta tarde he estado a punto un par de veces, he pensado en salir de nuevo a la calle, pegarme dos carreras o nadar. 
No puedo escudarme en la actividad física cada vez que me ocurra esto, ando muy perdida en este aspecto. No se qué hacer cuando he gastado de cupo de horas de físico y me viene el gorila haciendo daño. 
Tengo que inventarme algo para remediar estas situaciones, ¿ pero el qué? 
Necesito ahora mismo un par de caladas solo. Sí, no me da vergüenza admitirlo, estoy enganchá. Se hace raro leer esto, lo del enganche , pero si no lo escribo, no lo acepto, y si no lo asumo, seguro que estaría ya mas tranquila, eso si, con el cigarro en la boca.    
No lo voy a hacer... hoy no... 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada